viernes, 5 de febrero de 2016

El regalo





“The Present” (El Regalo) es un cortometraje alemán que ha ganado más de 50 premios en distintos festivales de cine del mundo. Su conmovedora historia se basa en un pequeña tira cómica de Fabio Coala y nos hace reflexionar sobre la importancia de las cosas sencillas, y de la aceptación y el amor propio. Sus creadores, el instituto de animación de la Academia de Cine de Baden-Württemberg, decidieron que después de tantas giras y premios, era momento de compartir esta pequeña y bella historia con todos.

Feliz fin de semana a tod@s!!

domingo, 31 de enero de 2016

Estudio y más estudio


Mi taza favorita que me acompaña en el momento estudio
De la semana pasada a esta ha habido pocos cambios en mi rutina de estudios.
He acabado la Ley 30/92 y he empezado con la organización territorial (ya vista la parte de CCAA, ahora toca provincia y municipio).
El estudio llena mis días y estoy muy centrada en eso.

Por otra parte en breves empezaremos obras en casa por lo que hemos ido decidiendo colores, materiales, gremios... tengo ganas de que empiecen (pero más de que acaben).


Puerto Venecia de noche

Tapa de bacalao ahumado con mermelada de tomate y paté de aceitunas.

Ternera, tomate raff, mezclum, cebolla y mayonesa.

Qué rico el café (en estratos)

El domingo pasado cenamos en el Más que menos de Puerto Venecia, un lugar que me encanta para probar alguna tapa rica y sus cocas y bocadillos con embutido 100% ibérico. Si es que comer me priva :S

Sigo leyendo a Reverte en mis ratos libres (pocos)
 
Las "puertas"
Y lo más significativo de la semana es que el martes pasado entré de nuevo a quirófano, una operación sencilla en la que salí con 10 puntos de recuerdo que me quitarán la próxima semana (me llegará ya para el perrito piloto si sumo todos? jejejeje). Lo más genial de todo es que me operó el cirujano de mis otras operaciones, así que se puede decir que estaba en las mejores manos :) 



Jamón, tostas de cangrejo, tostas de membrillo casero y rulo de cabra y langostinos con palito

Croquetas y mahonesa casera

Fideuá o langostinos con fideos jejejeje

Y no podía faltar el roscón

El viernes pasado fue San Valero y estuve en casa de mis padres comiendo cosas ricas :)
Como véis no me privo de nada y es que disfruto tanto comiendo...

domingo, 24 de enero de 2016

Estudio modo ON


Mis básicos de estudio

El libro con el que estoy ahora


Las últimas semanas están siendo intensas, mucho estudio y poco tiempo libre.
Estoy estudiando la Ley 30/92 del régimen jurídico de las Administraciones públicas y el procedimiento administrativo común (interesante!).
También en breves empezaremos obras en casa por lo que he estado mirando materiales, colores, muebles, decoración..

Ranch potatoes

Wings con salsa barbacoa

Buey marinado

Café con tarta de manzana

Os dejo alguna imagen de la comida de ayer en Bufallo Grill que estaba riquísima y algún caprichito.


Termo kawaii

Con las RayBan

A cara descubierta

No soy especial, sólo soy edición limitada


domingo, 17 de enero de 2016

Los odiosos ocho

 
Cartel promocional en el cine

 
Mis dos personajes favoritos


Y falta el cochero y el hermano de un personaje


Pocos años después de la Guerra de Secesión, una diligencia avanza a toda velocidad por el invernal paisaje de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth entregará a Domergue a la justicia. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un antiguo soldado de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix (Walton Goggins), un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo. Como se aproxima una ventisca, los cuatro se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña. Cuando llegan al local se topan con cuatro rostros desconocidos. Bob (Demian Bichir), que se encuentra allí refugiado junto con Oswaldo Mobray (Tim Roth), verdugo de Red Rock, el vaquero Joe Gage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Mientras la tormenta cae sobre la parada de montaña, los ocho viajeros descubren que tal vez no lleguen hasta Red Rock después de todo...(Extraído de Filmaffinitty)

Ayer por la tarde estuvimos en el cine viendo esta película y me encantó. Tres horas que se pasaron volando en un film "muy Tarantino", mucha sangre y un guión impecable para mi gusto.
Me recordó en algunas partes a la genial Django desencadenado, también del mismo director.
Lo único destacable que no me gustó fue el ojo morado de la chica que únicamente aparece en la diligencia, luego creo que desaparece por arte de magia.

¿Os gusta Quentin Tarantino?

martes, 12 de enero de 2016

Eso lo hace cualquiera




Ocurre a veces, pero esta vez es total. Me refiero a esas situaciones que te dejan sin palabras. Ha ocurrido antes, pero hoy es todo tan absoluto que lamento no tener a mano una cámara que grabe los detalles del asunto. Es el caso que estoy sentado ante mi bar favorito de la Plaza Mayor de Madrid, que es uno andaluz con cabezas de toros y fotos de toreros dentro, y con una terraza en la que se está de maravilla en las noches de verano y al sol en invierno. Estoy allí tan a gusto, leyendo Vidas de santos, de mi compadre Antonio Lucas, cuando alguien se detiene a mi lado.

-Buenos días, don Arturo. 
-Buenos días. 

Ocurre a menudo, así que alzo la vista, cortés, resuelto a pagar el amable precio de que haya gente que te lea, o les suene tu cara, a veces con el incómodo plus de que todos los malditos teléfonos móviles llevan una cámara fotográfica incorporada. Levanto la mirada resuelto a ser correcto con quien probablemente es un lector, y como tal merece mi atención y mi tiempo, pues es él, y otros como él, quienes me permiten vivir de este oficio de contar historias juntando letras. Se trata de un hombre todavía joven, bien vestido, de aspecto agradable.

-Perdone que lo moleste. Lo he visto aquí sentado y me he dicho: «Pues voy a saludarlo». 
-No sabe cómo se lo agradezco. 
-Todavía no he leído nada suyo, si he de serle sincero. 
-No se preocupe -le coloco la sonrisa automática-. Leerme no es obligatorio. 
-Es que no tengo mucho tiempo. El trabajo, ya sabe... 
-Mi mujer sí que tiene todos sus libros.
-Pues salúdela de mi parte. Es un placer. 

Intento volver al libro; pero en ese punto, el individuo mira a uno y otro lado, como para comprobar si estamos solos -no lo estamos en absoluto, pues la terraza se encuentra llena-, y se sienta en la silla de enfrente con aire conspirador. 

-¿Puedo preguntarle algo? 

 Como mi vago intento de retomar la lectura no le causa ningún efecto, dejo el libro sobre la mesa, resignado. 

-Por supuesto -respondo-. 
-¿Cómo hago para escribir una novela? 
-¿Perdón? 
-Una novela. Me gustaría escribir una.
¿Le gustaría? 
-Sí.
Lo miro detenidamente. No parece que me esté tomando el pelo. Tiene aire educado, se expresa bien. Correcto y amable. 

-¿Qué clase de novela quiere escribir? 
-Ah, no sé. Por eso le pregunto. 

Lo observo en silencio durante otros cinco segundos. Atónito. 

-¿Tiene alguna idea, algún argumento? -reacciono al fin-. ¿Algo que desee contar? 
-No, y ése es mi problema. Quiero escribir una y no sé cuál. 

Miro alrededor, buscando la cámara oculta. No puede ser, concluyo. Esto no es real. Pero el fulano sigue mirándome con indescriptible candor. 

-¿Qué autores le gustan? -inquiero-. 
-Pues no sé -se rasca una oreja-. Como le he dicho, no soy muy lector. 

Este es el punto, pienso, en que ahora yo voy y lo mando al carajo. O sea. Porque una de dos: le suelto una conferencia sobre Homero, Cervantes y Quevedo, la gran novela de finales del XIX y principios del XX, Scott Fitzgerald y Conrad, punto de vista, estructura, sujeto, verbo y predicado, o lo envío directamente a tomar por saco. Pero el pavo me sigue mirando con una ingenuidad que desarma. Sería como matar a un ruiseñor. 

-¿Y música? -pregunto, resuelto a irme por la tangente-. ¿No se le ha ocurrido componer música?

Entonces, con toda la estólida franqueza del mundo, ese amable imbécil me da una respuesta formidable, clara, definitiva. Perfecta. Una clave que lo explica todo, incluidas las atestadas mesas de novedades de las librerías españolas. 

-Ya me gustaría. Pero eso no lo hace cualquiera... Para eso hay que valer.

domingo, 10 de enero de 2016

Resumiendo... en imágenes




1. Regalo de Reyes, libro de Óscar Jiménez, un crack que ha recorrido más de 800km en silla de ruedas en 7 días
2. Juego Takenoko, me encanta :)
3. Leído en unas horas, Imposible de Óscar Jiménez
4. Los juguetes de Zen
5. Una de mis tortillas rellenas (de queso esta vez)
6. Postre que hice hace unas semanas
7. Zapatillas oveja calentitas
8. Recupero el collar con mi nombre
9. Mis botas favoritas, les estoy dando mucho uso.

Y os dejo un scketch que me gustó mucho del especial de Jose Mota esta Nochevieja jejejejeje



martes, 5 de enero de 2016

Fin de año en Salamanca










Estos días de fin de año los hemos pasado en Salamanca en familia y he podido disfrutar de algunos ratos como:

- Pasear por la zona centro (C/ Toro, Zamora, Pza Mayor, Catedrales, Casa de las conchas..). Es una ciudad preciosa para pasear y quedarse con la boca abierta ante sus edificios con historia.
- Comer un pincho super rico en El Corrillo
- Comprar dos pijamas molones en Women Secret
- Ir a visitar a mis abuelos al pueblo
- Jugar a juegos de cartas (Smash Up, Sushi go)
- Curar el catarro con el que comencé el 2016
- Comer cochinillo y fiambres con huevo hilado
- Ir al centro comercial El Tormes y Capuchinos. 
- Ver con asombro como Zen se pasa todo el viaje dormido.
- Comer pan rico rico (con mucha miga)

jueves, 31 de diciembre de 2015

Ganas de 2016




Un nuevo año que se presenta...
Una nueva etapa, un nuevo camino... 
Creo que me esperan cosas positivas en este nuevo año.

Feliz año 2016 a tod@s

domingo, 27 de diciembre de 2015

Estimado candidato




Estimado candidato,

Perdón por lo de estimado. Vaya por delante que no le tengo ningún aprecio especial más allá del que le profeso a quien no conozco de prácticamente nada. Pero como lleva usted unos cuantos meses metiéndose a todas horas en mi casa, en mi trabajo, en mis conversaciones y en mi vida, al final no vamos a decir que el roce hace el cariño, pero sí la familiaridad. Le escribo esta carta abierta en el día crucial para usted, el único día en el que dicen que se me va a hacer caso. A mí y a los treinta y pico millones de españoles que estamos llamados a las urnas. Hoy es mi día para escribírsela. Hoy es mi día para hacérsela llegar.

Para empezar, perdóneme si de entrada no le creo. No me creo nada de lo que me ha ido explicando durante estos días. Sea usted rojo, morado, naranja, azul o verde, da igual. Y no me lo tenga en cuenta, a lo mejor no es ni siquiera culpa suya directamente. Igual es por culpa de alguien de su partido que ha metido la mano donde no debía, igual es su inexperiencia la que me hace desconfiar, o igual es que me la han metido doblada tantas veces ya, que me han robado la inocencia, la cartera, el mes de abril, el de mayo, el de junio y así hasta la suciedad.

Por lo tanto, entienda que no haya tenido ganas ni de leerme su programa. Ya me tomé esa molestia en el pasado y sólo me sirvió más que para indignarme cada vez que incumplían lo que prometieran quienes se llevaron el voto al agua. Cada vez que recortaron donde dijeron invertir. Cada vez que subieron impuestos que dijeron que debían bajar. Cada vez que eliminaron prestaciones que debían cubrir. Cada vez que hicieron exactamente lo contrario de lo que me habían dicho que iban a hacer. Cada vez que le echaron la culpa a esa herencia recibida a la que habían prometido jamás culpar. Cada vez que nos hicieron morir de vergüenza por haberles votado. Entienda que, después de todo, encuentre siempre algo más interesante que hacer que leer su mentira en diferido, o vamos a llamarla su propuesta de media verdad.

Le escribo básicamente para pedirle dos cosas.

La primera, que si usted gana, cumpla. No ya con el programa, que ése ya hemos visto que no sirve más que para medir su grado de ingenuidad, o mejor dicho el que usted cree que tenemos los demás. Tampoco le pido que cumpla con España, que eso a estas alturas de nuestra Historia alcanza el grado casi de ficción, como acaba ocurriendo con cualquier entidad. Le ruego que cumpla con los españoles. Por si no lo ha notado en campaña, los españoles no sé si somos mucho españoles, pero somos buena gente, incluso los más capullos tenemos nuestro aquél, y en realidad nos daríamos con un canto en los dientes si el próximo inquilino de La Moncloa se limitara a dejar de dar lecciones sobre cómo jodernos la vida y se pusiera simplemente a trabajar. Y que lo hiciera no sólo de manera honrada, le pediría que lo hiciera de manera ejemplar. Merecemos un presidente en el que poder mirarnos como hacemos con Andrés Iniesta, con Pau Gasol o con Rafa Nadal. Merecemos un presidente del que estar orgullosos incluso los que no le votaron. Sé que suena fantasioso, pero ha llegado el momento de que usted al menos nos lo parezca de verdad. Que esté dispuesto a dimitir y que no le tiemble la mano al cesar a quien lo haya hecho mal. Y si no sabe por dónde se empieza, rodéese de gente extraordinaria, olvídese de los dedazos y fiche a gente mucho más lista que usted, manténgalos cerca y verá como incluso lo bueno se pega, que hasta le será más fácil disimular.

Y la segunda cosa que le tengo que pedir es que si usted no gana, cumpla. Que nos enseñe de una vez cómo es una oposición responsable, que se olvide para siempre del y tú más. Que se acuerde de la gente que aun sabiendo que no iba a ganar, le votaron. Ellos merecen alguien que les dé su voz en el Congreso. Igual están dispuestos hasta a perdonarles que no se hayan leído a Kant. Sáquenle los colores al Gobierno que no cumpla, pero sobre todo, ayúdenle a gobernar. Hagan que su partido consiga ya no pactos de Estado, sino unas cortes más sabias, más eficientes, más cercanas a la ciudadanía, y sobre todo, que jamás pierdan capacidad de escuchar. Recuerden que mucha gente aún no votará en estas generales, y el objetivo de todos debería ser que volviesen a sentirse representados, que volviesen a creer que esto de la política es cosa de todos y que volviesen, sobre todo, a confiar. E idealmente, la próxima vez, a hacerles ganar.

Y a los dos, no olviden que hoy empieza un debate de estos que tanto les gustan, pero éste sí es definitivo. El que confronta lo que se dice y lo que se hace, aquél en el que dejamos el mundo de las ideas y aterrizamos en el momento de ponerlas en práctica.

Es la hora de llevarlas a la realidad.

Y a todos los efectos, deposito este voto nulo a 20 de diciembre de 2015 en la correspondiente urna de mi colegio electoral.

Risto Mejide. 20 de diciembre de 2015

viernes, 25 de diciembre de 2015

Papa Nöel llegó...

 
Aperitivos para empezar (melón con jamón, langostinos..)


Me encantan a la plancha

Fiambres con huevo hilado, canapés..

Tarta de leche merengada


Un año más pasamos la Nochebuena en familia con cosas muy ricas para cenar (el cochinillo no sale en las fotos pero estaba súper rico y la tarta triunfó) y tras el postre llegó el turno a ver que regalos había dejado Papa Noel este año.
Por mi parte no puedo quejarme en absoluto:

Agenda 2016, Keep cup lovely, caja y cositas para el té


Foulard y vestido


Takenoko, Expansión Smash up y Dark Tales

- La nueva agenda anual de Mr. Wonderful

- Una cesta-cofre marrón a la que ya asigné lugar
- Una taza Keep cup (edición Mr. Wonderful)
- Un vestido marrón
- Un foulard lovely
- Galletitas de mantequilla y azúcar rojo para el té.
- Varios juegos que fueron para Óscar a los que yo también daré uso)

Abrigo con pelito


Arnés de calaveras


Detalle calavera

Dos comederos con huellas y huesos

Correa extensible


Por su parte de Zen no se olvidaron y estrena arnés de calaveras, correa nueva, comederos de acero inoxidable y abrigo calentito entre otras cosas.

... pero sobre todo SALUD