martes, 1 de septiembre de 2015

Las manos que lo entregan




El otro día leí esta frase y me encantó.
Porque todas las veces ocurre eso, para mí cuenta más el que alguien se acuerde de tí que el contenido del regalo.

PD: He tenido un finde intenso: Comenzó comiendo el viernes con Paula y luego de compras; el sábado por la mañana Puerto Venecia (y más compras) y después de comer compra en el super, Decathlon y Fnac, esa noche cena en familia.
El domingo fue de limpieza y relax y ahora empieza una semana en la que para muchos regresa la normalidad laboral, a mí no me afecta que llevo trabajando todo el verano...
Así no tengo depresión post-vacacional... :)

jueves, 27 de agosto de 2015

Blog de viajes para fardar (Leo Harlem)





Un monólogo que me ha sacado muchas risas.
Leo Harlem es mundial :)

martes, 25 de agosto de 2015

Una tarde por Puerto Venecia


Tempura de verduras
Chicken thai fingers
Beef yaki udon
Karee raisu

Nuevo cuadro para la biblioteca (paradas París)

Me encantó, me lo anoto en la wishlist para futura compra
El martes de la semana pasada estuvimos (tras salir yo del trabajo) en Puerto Venecia.Tras dar una vuelta por alguna tienda de ropa acudimos a comer a Udon, sitio al que me apetecía mucho ir, es de nuestros favoritos :)
Luego paramos en Ikea (compramos un cuadro y alguna cosita más), en Rituals (varillas Hammam y Samurai secret + regalo).
Y como extras me cogí unas bailarinas cómodas de print animal, calcetines, unos botines militares para el tute cuando llegue el otoño y un marcador de maletas en forma de oso panda #vivanlaslocas

Os dejo alguna foto para que veáis que cosas más ricas y si no conocéis Udon paséis si tenéis oportunidad :)

domingo, 23 de agosto de 2015

Resumiendo... en imágenes




1. El antes de mi terraza
2. El después tras quitar los muebles de madera y poner muebles nuevos, césped artificial y otra parte de composite :) Parece otra!!
3. Artículo de Rosario Raro y su libro Volver a Canfranc
4. Tiras de cerdo con salsa teriyaki
5. Le regalamos a mi hermana un álbum con una selección de fotos de su boda, hecho por nosotros.
6. Zen duerme en la hierba...
7.... y yo también
8. Recibido el pedido a Mr.Wonderful
9. Mis nuevos taconazos

lunes, 17 de agosto de 2015

Je demande




A la vida hay que exigirle mucho. A la vida hay que exigirle bien. Porque no te preocupes que ella ya se ocupará de exigirte a ti cuando menos te lo esperes y por la razón más insospechada. Un día sales de casa y búm. Un día vuelves de un chequeo rutinario y zas. Un día coges el coche y pam. Es siempre más tarde de lo que te crees. Cualquier día te cambian las reglas de este juego al que llamamos vida, y lo hacen sin que nadie te pida permiso y sin avisar. Así que plantéatelo ahora o atente a las consecuencias. Porque puede que jamás exista un espérate, porque puede que para ti no haya previsto un después.

Por eso, yo exijo. Exijo sentir cosas todos los días. Buenas, malas y regulares. Todas y cada una de ellas. Me da igual. Miedo, asco, rabia, ira, sorpresa, alegría y tristeza. Porque un día sin emociones es un día perdido.Y porque ahí donde la emoción manda, es siempre donde ocurren las cosas, es donde yo exijo estar.

Yo exijo. Exijo no pasar ni un sólo día sin estar enamorado. No hablo de estar acomodado. Ni de dejarme simplemente llevar por la inercia. No. Exijo mariposas todos los días. Y exijo también a alguien a mi lado que las quiera mantener más allá de lo razonable, más allá de lo racional. Alguien que esté dispuesta a dejarse la vida en el intento. Y que quiera casarse cada día conmigo. Y que lo demuestre en cada tempestad. Exijo que se lo curre tanto o más que yo. Y si no, no me vale la pena ni el simple hecho ya no de estar en pareja, sino de respirar. Ah y una cosa más. Exijo que la prudencia se tome vacaciones eternas conmigo. Porque jamás me ha garantizado nada el hecho de ir poco a poco. Ni me ha hecho más feliz. Exijo que deponga sus armas hasta que me asegure que mientras yo sea prudente, nada de lo que me gusta se va a terminar.

Yo exijo. Exijo viajar hasta que el cuerpo aguante. Cada rincón del planeta esconde algo o alguien que tiene algo que enseñarme, cada kilómetro recorrido es otra lección de la que aprender. Soy consciente de que hay casi doscientos países en el mundo, y que yo habré visto siempre muy pocos, con mucha suerte llegaré a conocer la mitad. Y sobre todo, lo más importante, habré estado siempre en menos de los que visité. Un destino es una oportunidad para reencontrarse. Un hogar es donde vacías tus maletas. Y un origen es donde dejas que crezcan los recuerdos. Por eso, por mucho que te alejes, ellos se crecen más.

Yo no exijo un trabajo, exijo dejar de tener las sensación de trabajar. Porque es entonces cuando te estás dedicando a lo que realmente te gusta. Porque es entonces cuando realmente puedes llegar a ser bueno, o como mínimo, a poderlo disfrutar. Cuando el ocio deja de ser la negación del negocio. Cuando los lunes dejan de ser un suplicio, para convertirse en el único día de la semana al que quieres llegar. Lo antes posible, o sea, ya. No concibo ni un sólo día de mi existencia dedicado a algo que no merezca mi tiempo, mi vida, mi sacrificio, mi dedicación profesional.

Pero es que yo exijo también conversaciones. Conocer gente que me aporte algo interesante. Dejar de perder el tiempo con historias tóxicas y desgastadas. Exijo una vida sin capullos, sin mediocres, sin gilipollas, que ya tengo bastante conmigo. Y ponerme a sumar. Siempre sumar. Cada vez me queda menos tiempo para desperdiciar. Así que me he vuelto muy exigente con el tiempo que le dedico a cualquier prójimo. No porque no lo merezcan, o porque yo me crea especial. No tiene nada que ver con eso. Sino con la sensación de unicidad, de que esto que puedo vivir hoy tiene fecha de caducidad. Cada minuto que te dedico, se lo estoy quitando a los demás. Así que me tiene que valer la pena. Algo me tiene que aportar. Dejarse de tonterías e ir al grano. No es una pose. Es una obsesión por aprovechar cada oportunidad.

Y ya puestos a exigir, yo exijo luz de luna. Como Chavela. Pero no sólo para mis noches tristes. Para las alegres, también. Y exijo que el sol vuelva a salir por donde quiera. Porque si sale siempre por el mismo sitio, te juro que pillo la pistola de Saza y me lío a tiros como él.

Yo le exijo todo esto a la vida.

Y lo más importante, como sé que no está en sus planes proporcionármelo, no pienso quedarme de brazos cruzados esperando a que me lo facilite.

Lo pienso ir a buscar.

Risto Mejide. 26 de julio de 2015

sábado, 15 de agosto de 2015

Cambia tu pelo por una sonrisa




Hace unos días decidí cambiar mi look y cortarme el pelo de manera radical.
Estando en la peluquería me comentaron si quería donar mi pelo para hacer pelucas para personas enfermas de cáncer. Por supuesto ni me lo pensé, dejé mis 26 cm de pelo que seguro sacará alguna sonrisa.
Me parece una iniciativa genial, a fin de cuentas ¿para qué queremos ese pelo?




Os dejo un enlace donde se ve un vídeo de esta iniciativa de donar pelo, más común de lo que parece. Para verlo pinchad AQUÍ

Un conjunto de niñas han decidido cortarse la coleta para donar su pelo a pacientes de cáncer. El almacén de Pekelucas junto con una red de peluquerías entregadas a la causa, se encargan de las tareas de mediación necesarias para que 20 cm de pelo se conviertan en una peluca. Los destinatarios son niños entre 5 y 14 años con cáncer.

jueves, 13 de agosto de 2015

El secreto del éxito no es la suerte sino la constancia




Tu mayor valor puede ser tu voluntad de persistir más que cualquier otra persona. Brian Tracy.

domingo, 9 de agosto de 2015

Mercado eléctrico





¿Qué pasaría si se aplicara el modelo de facturación de la electricidad a otros aspectos de nuestra vida cotidiana? 

Extraído de Nuevomodeloenergetico.org

PD: Llevo días de ajetreo, aparte del trabajo y estudio estamos redecorando la terraza (suelos y muebles nuevos, con una parte de césped artificial que le da un toque genial).

jueves, 6 de agosto de 2015

La exaltación de la función memorística del cerebro debe morir




Un comentario a una entrada reciente sobre las habilidades que una persona debe tener para representar adecuadamente a su país en el escenario internacional actual, en el que citaban como mérito de esa persona el haber sido capaz de aprobar las oposiciones al cuerpo de registradores de la propiedad a los veintitrés años, me genera una reflexión acerca de lo que supone, en el escenario actual, exaltar la capacidad del cerebro de una persona para memorizar ingentes cantidades de información.
Durante muchísimas generaciones, la inteligencia era algo que se relacionaba de manera muy intensa con la función memorística. Los procesos de aprendizaje tenían como objetivo la memorización intensiva: el colegio, la carrera o la oposición consistían fundamentalmente en ser capaces de llevar a una persona a retener en su cerebro una serie de datos, que posteriormente debían escribir o recitar en un examen. Una oposición, como revela el comentario que inspira esta entrada, llevaba aparejado un componente de prestigio social, derivado de la capacidad del opositor para pasarse años memorizando textos. La inteligencia tenía un elevado componente enciclopédico, un “hay que ver lo que sabe Fulanito”, “la de cosas que ha sido capaz de memorizar”.
Obviamente, este modelo de inteligencia tenía sus limitaciones: ni el opositor más avezado era capaz de recordar la inmensa mayoría de los artículos pasado un cierto tiempo sin utilizarlos, de manera que la adquisición de la plaza se relacionaba no tanto con las habilidades del opositor para desempeñarla como por su capacidad para memorizar y plasmar en un papel en blanco o repetir como un loro ante un tribunal los artículos correspondientes. Tratar de entenderlos, de razonarlos o de relacionarlos entre sí era secundario: lo importante era el proceso de memorización.
En una ocasión, el Colegio de Registradores pidió a IE Business School un curso para las personas que habían aprobado ese año la oposición, curso en el que participé como profesor. El curso debía centrarse en la gestión empresarial, porque se quería ver al registrador como administrador de un negocio que debía, por tanto, poseer unas habilidades específicas para ello. En una de mis primeras clases, sorprendido por la escasísima participación, pregunté directamente a uno de los alumnos si se había preparado para la discusión del caso. Su respuesta fue “impecable”, y suscitó la amplia aprobación del resto de sus compañeros: “no, señor… yo ya he estudiado todo lo que tenía que estudiar en esta vida”.
Parece una exageración, pero esa es la mentalidad: estudia, memoriza, suéltalo en un examen… y ya está. Ya eres “oficialmente inteligente”. Si fuiste tan disciplinado como para ser capaz de sacar tu oposición a los veinticuatro años, tu inteligencia podía alcanzar el rango de mítica. Miles de personas están en sus puestos de trabajo porque fueron capaces de pasar por ese trámite: memorizar y repetir como loros.
¿Realmente, en plena era internet, debemos seguir incentivando, premiando y considerando ejemplar el desarrollo de esa habilidad? En el mundo actual, las habilidades que denotan inteligencia tienen mucho más que ver con la capacidad de relacionar conceptos, de entender lo que se dice, o de saber encontrar rápidamente la información necesaria en cada momento. El talento enciclopédico puede ser interesante, pero se desarrolla fundamentalmente mediante el manejo reiterativo de la información, no tanto por su memorización como tal.
La habilidad de memorizar conocimientos era esencial en un mundo en el que el acceso a la información era escaso. Si no se memorizaba, había que acceder a un libro, que podía estar en una biblioteca lejana, para poder utilizar esa información. En el mundo actual, toda la información está a uno o dos clics de ratón. ¿Debemos seguir incentivando una habilidad cuyo desarrollo ya raya prácticamente lo circense, pero que no supone una ventaja de cara al desempeño de prácticamente ningún trabajo? Si no me equivoco, la capacidad de seguir rastros de animales y cazarlos ya no representa una habilidad que la sociedad invierta demasiado en desarrollar, ni una fuente de prestigio social importante – o al menos, no tanto como lo fue en la sociedad paleolítica. Saber cultivar la tierra fue importantísimo en el Neolítico, pero no tanto hoy en día, o al menos, no al mismo nivel.
¿No deberíamos empezar a transicionar desde esos arraigadísimos modelos basados en la memorística, hacia modelos de inteligencia más transaccional, más lógica, más de desarrollo del sentido común? En los procesos educativos, esa transición se está produciendo, aunque con desesperante lentitud, con la excepción de las escuelas de negocio, en las que mayoritariamente constituye norma de fe (para pasmo de otros entornos tradicionales, que intentan infructuosamente “que les pasen los apuntes”… apuntes que, por supuesto, son inexistentes).
¿Dónde está la ventaja, en el mundo actual, de tener un cerebro enciclopédico y una capacidad de retención memorística extraordinaria? Más allá del ampliamente establecido cliché social, ¿realmente aporta tanto el que una persona haya sido capaz de memorizar un montón de datos para posteriormente repetirlos como un loro ante un tribunal? ¿No deberíamos empezar a pensar en cambiar de etapa, y considerar la exaltación de esa función memorística por principio como una característica propia del pasado, de una sociedad pre-internet?

Enrique Dans 19/07/2015 


Y nada más que añadir al texto impecable de Enrique Dans, suscribo todo lo dicho. Un artículo de 10, que creo esencial en la época actual.

martes, 4 de agosto de 2015

Resumiendo... en imágenes




1. Mi nuevo producto favorito, para el pelo (Uniq One coconut)
2. Comida en japonés
3. Más cosas ricas que probamos
4. Regalo de una clienta
5. Zen vive a cuerpo de rey, esa es la verdad
6. Nueva estantería para el estudio
7. De cena con María y Javi (la hamburguesa estaba de vicio) + cafés + helados (o como un plan sencillo se convierte en una noche genial)
8. Mi nuevo sillón ya en el vestidor
9. Mi corte radical de pelo

sábado, 1 de agosto de 2015

Yo para ser feliz quiero un... león





No es la primera vez que os hablo de mis sueños locos en el blog; esta noche pasada he tenido un sueño digno de contar.
La aventura transcurría en mis sueños al lado de un león enorme del que me hacía amiga y cada vez que iba a verlo me abrazaba y quería jugar conmigo jajajajajajaja.
Abrazos y revolcones por el suelo, yo era feliz con mi león :)
Algo similar a lo que se puede ver en este vídeo era mi sueño, y además había gente que me grababa en vídeo.
Mi pasión por los animales, como veis, no tiene límites!

Feliz fin de semana :)

martes, 28 de julio de 2015

Y ella sonreía...




Me gustaría compartir este vídeo que nos invita a reflexionar y quizás alguien se anime a ayudar/colaborar con esta causa.

Fabrican robots para el tercio inferior, exoesqueletos, que se fijan al cuerpo de los niños y que les permite andar autónomamente en cualquier superficie y en cualquier dirección.

Para ampliar información pinchad AQUÍ y AQUÍ.

sábado, 25 de julio de 2015

Odio la playa




Odio la playa. Con todas mis fuerzas. No puedo con ella. La arena pegada, el calor sofocante, el olor a pies y a sudor ajeno, la masificación, el ruido, las pelotas de plástico, las sombrillas, las colillas, las señoras que gritan, los señores que fuman, las botellas de plástico, y que el único remedio sea meterte en el agua del mar consciente de que las ballenas expulsan 1350 litros de semen fuera de su pareja en cada eyaculación o más de 970 litros de orina en un solo día, y aún que eso es aportación natural, como si fuese lo más contaminante que se llega a verter.

Eso sí, respeto muchísimo que a la gente le guste meterse ahí. No voy a tratar de convencerles. El problema viene cuando espero el mismo respeto de vuelta. Y especialmente en este país.

Conforme se acercan los días del verano y la gente empieza a comprar números para el melanoma, mi piel da evidencias de que algo no va según lo previsto, lo que es bueno, lo que debería ser, y es entonces cuando empiezan las preguntas incómodas. ¿Estás bien? Se te ve paliducho. ¿Te lo has hecho mirar? Ah, que no te gusta la playa, ¿y por qué? Pero si es genial… Eso es que no has encontrado tu playa…

Y ahí ando todos los años sin excepción tratando de justificar por qué no me gusta lo que no me gusta, como si fuese un apestado, alguien a quien hay que tenerle lástima u otorgarle urgentemente una subvención. Me ocurre lo mismo que con los fines de año, verbenas y otras fiestas de guardar. Momentos en los que no es que tengas que pasártelo bien haciendo lo que quieras, no, es que tienes que salir de fiesta sí o sí. Momentos en los que la forma pasa por encima del contenido, momentos en los que el cómo importa más que el qué.

Siempre hay quien te dice que entonces te metas en una piscina. Pero es gente que no entiende nada, el problema no está sólo en el dónde, sino en el qué. Pasarte horas al sol es, junto a picarse los genitales con un punzón de hielo o presentarse de candidato en UPyD, una de las torturas más improductivas y estúpidas que se me ocurren hoy por hoy.

Por más que me pongo, no lo consigo. Estoy unos minutos y enseguida tengo la sensación de perder el tiempo. Cojo un libro. Intento leer. No hay postura más incómoda que la del lector lagarto. Se te duerme la mano tratando de taparte el sol mientras la otra intenta que no se te pase la página por culpa del viento. Brisa marina, perdón. Y ya no digamos si el ejemplar tiene más de 400 páginas, como me suele ocurrir con los que me gustan. Me doy la vuelta. Pero mi columna vertebral retorcida en posición cobra tiene un límite y sobre todo un umbral de dolor. Paso al periódico, que aunque sea más liviano, parece desmontarse más fácilmente con el calor. Ah entonces recurre a la tableta. Claro, cuando inventen la pantalla que no requiera dejarte la retina en intentar ver algo bajo la luz del sol. Nada, me pongo nervioso y acabo siempre intimando más de la cuenta con el tipo del chiringuito. Dios salve los chiringuitos.

Pues oiga, no. Yo odio la playa en verano. Y ya está. Especialmente en verano. Porque me gusta la playa en invierno, eso sí. Pasear por la orilla bien abrigado es de las cosas más bellas que se puede hacer. Y una buena chimenea con vistas al mar. Insuperable.

Porque no sé si ha quedado claro que odio la playa. Pues no vayas, pensarás. Ya, pero entonces tengo que aguantar la exclusión social desde la montaña. Píllate un barco. Te lo regalo, yo me mareo. Y además, por qué. Porque en verano hay que estar en el mar sí o sí. Porque si no, no eres persona, puede que hasta te retiren el carné de ciudadano español o catalán o barcelonés o lo que seamos a estas alturas ya.

Me encanta Barcelona, pero no soporto que lo primero que me digan sea siempre que es una maravilla porque tenemos el mar al lado. Pues no.

A mí me encanta Barcelona a pesar de su playa.

Especialmente ahora.

Especialmente ya.

Risto Mejide. 19 de julio de 2015

martes, 21 de julio de 2015

Resumiendo... en imágenes




1. Receta que me apunto para hacer: rollitos de salmón y philadelphia
2. El Pilar, camino al trabajo
3. Momento ascensor
4. Helados para soportar las altas temperaturas
5. Zeeennn
6. Comida en Che (argentino), me encantan las empanadillas 12.07
7. Nuevos colgantes Swarovski (sweet)
8. Estreno vestido amarillo de flores
9. Nueva pulsera Swarovski

viernes, 17 de julio de 2015

¿Conocéis el Legobrazo?




He visto esta noticia y he pensado automáticamente que quería compartirla en el blog porque iniciativas así merecen conocerse.

Imagina un brazo convertido en una pala de excavadora o en una tenaza o en un gancho o en cualquier otra cosa que se pueda construir con piezas de Lego. Pues eso está cerca de ser una realidad para los niños que hayan perdido una de sus extremidades superiores.
Bajo el nombre de proyecto IKO el ingeniero de la Universidad de Umea, Suecia, Carlos Arturo Torres Tovar ha creado unas prótesis con la idea de devolver la alegría de jugar a los niños sin brazos, basándose en los juguetes de Lego. Gracias a un acuerdo con Lego LABS y con asociaciones de discapacitados, Torres Tovar ha diseñado unas prótesis que permitirán a los niños poder tener un brazo artificial convertible según las piezas de que quieran utilizar. Podrán modelar su brazo artificial según les apetezca. 
Este nuevo invento es un ejemplo más de como la tecnología puede ayudar a mejorar la vida de personas
(Extraído de Gonzoo.com)

domingo, 12 de julio de 2015

Esas pequeñas cosas...




La otra tarde salí a comprar por el barrio y cuando estaba en la carnicería el señor que me atendió estaba con una sonrisa enorme y atendiendo estupendamente.
El "por favor, gracias" parece que muchas veces está en desuso.
La verdad que lo que debería ser habitual a mi me sorprendió, quizás porque me encuentre más gente seria o con malos modales o cortante que este tipo de personas que te alegran el día.
Yo intento atender en mi trabajo siempre con una sonrisa, cuesta lo mismo y la gente agradece el gesto, intento ser amable y ayudar. Pero mucha gente todo lo contrario, si puede ponerte la zancadilla te la pone, no vayas a destacar mucho que eso no es bueno.
A lo que iba, hablando con él de trabajo y otras cosas salió el tema de la salud y me dijo que le habían operado 9 veces y que lo había pasado francamente mal. La gente que ha superado cosas así está hecha de otra pasta... 
La casualidad más grande llegó cuando me dijo el nombre del hospital (allí me operaron a mí dos veces) y cuando me dijo el nombre del cirujano (el que me operó a mí también doblemente). Me quedé alucinada... el mundo es un pañuelo!
Y ver que la gente supera cosas así y sigue adelante, no sólo caminando y luchando sino además con el extra del optimismo... El poder de sonreír y no tomarse la vida tan en serio pues lo que cuenta son cosas sencillas como esta.
Eso no tiene precio...

sábado, 4 de julio de 2015

Resumiendo... en imágenes




1. Estudio modo ON
2. Minute Maid de naranja
3. Autofoto
4. Helado Ben&Jerrys (mi perdición!)
5. Zen "de Morata"; a cuerpo de rey, esa es la verdad.
6. Pedido L'Occitane
7. Tosta de salmón 21/06/15
8. Ya no me tengo que pinchar para la EM #feliz
9. El Karma llegará...

miércoles, 1 de julio de 2015

Bienvenido Julio




Muchas personas al "buen hacer" le llaman suerte.
01/07 Nuevo mes, nueva etapa

Feliz semana para tod@s!!

Os dejo un vídeo de Mr Wonderful que me ha gustado pese a que soy más de frío que de calor #inviernopuedesvolverrrr

 

domingo, 28 de junio de 2015

Crónica de una boda en 23 imágenes


Como ya os adelanté en esta ENTRADA el fin de semana pasado 20 de junio estuvimos celebrando la boda de mi única hermana con su novio de toda la vida, Sergio.
Una ceremonia religiosa seguida de un cocktail en jardines y cena en la finca El Cantal, repleta de detalles (zona de firmas con bolis de cactus, vídeo hecho por ellos antes de la cena, detalle en las copas en forma de mariposa, pulseras de luz para el primer baile de los novios, novios en forma de globos de helio, personalización de mesas romanas...).
El cocktail me gustó mucho y quiero dejar por escrito las cosas tan ricas que pudimos probar:

- Jamón de bodega al corte con pan de cristal y tomate
- Bombones de fois garrapiñados al Pedro Ximénez
- Pulpo con patata pimentonada y alioli gratinado
- Chupito de gazpacho
- Crujiente de boletus edulis
- Taco de atún rojo con cebolla caramelizada y tapenade
- Brocheta de gamba en tempura con romesco
- Cigarrillo de morcilla con manzana

Mi vestido ya lo pudisteis ver en la entrada anterior, quería ir en plan griego con un vestido rosa pastel y recogido con dos diademas plateadas al igual que el brazalete. Nada recargado y sobre todo muy cómodo.
Tras la cena y durante la misma hubo reparto de diferentes regalos, la novia me dió a mí su ramo mientras sonaba la música de Amélie, que por cierto menuda sorpresa, no me lo esperaba para nada! Muchos momentos de emoción entre la familia.
También hubo muchas horas de música + barra libre y recena con Candy bar (stand de chucherías, mi perdición), perritos calientes hechos al momento y brochetas de frutas. 
Disfruté mucho del baile y aguanté hasta más de las 5 de la mañana.
La felicidad se puede apreciar en las imágenes y como una imagen vale más que mil palabras prefiero mostraros todo en fotos :)

Libro de firmas
Zen de negro, vestido para la ocasión
Fiti de blanco, también con pajarita
Con mi tía Carmela
Lluvia de colores
Globos y flores

Decorando el coche antiguo de los novios
Al llegar a la finca
La felicidad es esto

Recorriendo Roma en cada mesa

Una historia de amor en fechas
Decoración con velas y agua y tonos rosas y verdes

Mariposa en cada copa

Posado Pataky
Todo preparado para la cena

Cremoso de flor de Aspe con vieira y aceite de trufa

Lenguado relleno de ceps, cigalas y trufa con crema de almendras

Sorbete de naranja y mango

Entrega del ramo de la novia
Rulo de ternasco relleno de lechecillas con patata violeta y chucrut de lombarda
Pastel de queso de cabra con miel encima y nueces y helado de bombón rocher

Oh happy day :)
Felices por siempre

Un día para recordar con estas 23 imágenes :)