miércoles, 27 de mayo de 2009

Lo que me dió y me quitó la enfermedad...


Lo que me dió el cáncer:

- El mayor susto de mi vida (hasta ahora)

- Fuerza para afrontarlo y fortaleza para superarlo

- Desorientación

- Esperanza

- Hambre y kilos

- Miedos y temor

- La piel quemada
- La cicatriz en recuerdo
- Afán de superación

- Dudas y preguntas sin respuesta

- 4 tatuajes azules en recuerdo a la radioterapia

- Dolor

- Confianza en mí misma

- Cansancio y confusión

- Impaciencia y nervios por los resultados

- Optimismo

- Curiosidad

- Prudencia

- Grapas y betadine en cantidades industriales

- Estremecimiento

- Abatimiento, agotamiento y aburrimiento (a veces)

- Medicamentos, cremas y pastillas varias

- Días de hospital con sueros y consomés
- Inyecciones
- Cajas y cajas de bombones

- Cercanía con los más queridos

- Un equipo de profesionales involucrados en mí

- Admiración a muchas cosas y personas

- Poder ver con detalle las pequeñas cosas

- Dar la importancia justa y necesaria a las cosas

- Apoyo incondicional

- Firmeza y determinación

- Nuevos propósitos, retos e ilusiones

- Motivación


Lo que me quitó el cáncer:


- La verguenza
- Tranquilidad
- Varios ganglios, grasa, tejido de la zona
...
- Días de normalidad

- Seguridad

- El instinto maternal que tenía anteriormente

- El pudor
- Sueño


Como leí en un libro "hay que aprender a perder cosas con el único objetivo de ganar", de ganar vida, y de hacerse más fuerte.

También leí que " el cáncer está vivo y luchar contra él hace que le des muchas vueltas a la cabeza y aprendas grandes lecciones. Después te curas y te encuentras de nuevo con la vida, donde puedes aplicar esas lecciones"

Siempre pienso que de esta enfermedad he salido fortalecida, que he aprendido muchas cosas que de no haber tenido cáncer no hubiera conocido, sobre todo a ver la vida de forma diferente, desde otro prisma donde no cabe más que el presente y la felicidad...

7 comentarios:

yoli

sinceramente,ojalá todos perdiéramos la vergüenza y el pudor, la vida es demasiado corta y hay cosas que nos limitan para disfrutar de otras.¿seguridad ?no creo que la hayas perdido sino que has triplicado la seguridad en ti misma.yoli

kpa

¿y el cancer ha variado tu caracter?
¿aguantas menos segun que cosas?

¿disfrutas con las pequeñas cosas, con esas cosas que la gente normal entre comillas no se para a pensar....
como por ejemplo la luz del sol...?

animos y palante que patras ya tenemos bastante

Duna

Yoli: Me alegro de verte por aquí... :) Qué tal el pequeñajo??? Besotes para los 3!!

Kpa: Sí, la verdad que en algo me ha cambiado la enfermedad, sobre todo en eso que dices de aguantar menos según q cosas, sobre todo la gente que constantemente se queja por tonterías, me dan ganas de contestarles (a veces lo hago) y decirles que empiecen a valorar las cosas que tienen...
Y sí, yo suelo disfrutar con las cosas pequeñas, eso siempre.. :)

Carlos Mateo Beltrán

Estoy al 99% contigo, salvo lo de la maternidad (en mi caso la paternidad). Mis hijos han sido mi mejor terapia. Y sobretodo coincido contigo en lo del hambre, me dijo el oncólogo, perderás apetito, y una leche, tenía gula. En mi caso me ha dado más cosas que quitado. Se aprende tanto que ojalá no hubiera que pasar por esto para darnos cuenta de las cosas que nos rodean.
Un beso guapísima

Duna

Hola Carlos! La diferencia con el tema maternidad/paternidad es que tú ya tenias a tus hijos criados antes de la enfermedad; a mi ahora no me apetece tener q empezar desde 0, tampoco es lo mismo en un hombre q en una mujer... tantos cambios q sufre el cuerpo... y creo q lo de tener un hijo lo tienes q sentir y tener ganas, pq tenerlo x tenerlo...
A mí tb me ha dado más cosas de las q me ha quitado y es verdad q ójala no tuvieramos q pasar x esto para darnos cuenta de muchas cosas, pero dentro de lo malo nos hemos quedado con la parte positiva y las cosas buenas q nos ha aportado y que a más de un@ le vendrían bien saber. Feliz fin de semana

Rebeca

Me ha sorprendido como a Carlos que te quitara el instinto de maternidad, pero bueno en todo caso eso es algo muy personal.

Lo mejor de todo es que de algo malo te has quedado con lo mejor, que ha hecho de ti alguien maduro y capaz de tomarse una la vida de otra manera, ojalá estas lecciones no fueran necesarias, para saber vivir.

Duna

Hola Rebeca:
Sí es algo muy personal y mi decisión desde fuera puede q no se entienda, pero el que pasa por una enfermedad así sufre tantos cambios... yo sobre todo en mi forma de pensar y ver la vida (antes d pasar por ello tenía muchas ganas d tener hijos y mira ahora, después de esto no me apetece ni pensarlo jeje), ademas aun me quedan unos cuantos años de pruebas y consultas hasta el alta definitiva que si me quedo embarazada como bien sabras las pruebas no t permiten hacerlas.
Y sí, de las cosas malas hay q saber ver las buenas, q seguro q las hay. Un saludoo