lunes, 5 de abril de 2010

Hornazo salmantino


Desde el siglo XVII, viene celebrándose de forma continua la tradición propia de Salamanca de “El Lunes de Aguas”.
La festividad recuerda el retorno de las prostitutas que abandonaban la ciudad en Cuaresma y se refugiaban en el arrabal.
Es una de las tradiciones más participativas de la ciudad.

Los orígenes de esta fiesta se remontan al reinado de Felipe II, cuando el rey dicta unas ordenanzas según las cuales las mujeres públicas que habitaban en la Casa de Mancebía de Salamanca debían ser trasladadas, durante la Cuaresma, fuera de la ciudad.
A partir del Miércoles de Ceniza, las prostitutas abandonaban su residencia habitual y eran trasladadas al otro lado del río Tormes.

Hay muchas leyendas en torno a esta fiesta. El Padre Putas, era el cura encargado de vigilar, cuidar y atender a las prostitutas. Este personaje, después convertido en el Padre Lucas, el cabezudo más famoso en los días de fiesta salmantinos, acompañaba a los estudiantes a recoger a estas mujeres, el lunes siguiente al de Pascua (Lunes de Aguas).

Podemos imaginar la alegría y la fiesta que preparaban los estudiantes que no reparaban en comida, bebida y bailes para celebrar la llegada en barcas de las alegres mujeres.

Hoy, no van a buscar a aquellas mujeres al río (aunque algunos años se ha representado esta escena en el Tormes), pero siguen preparando el rico hornazo y saliendo al campo para celebrar la terminación de la Cuaresma y recordar la alegría de los pícaros estudiantes junto al río.
Los salmantinos viven cada Lunes de Aguas en familia y con los amigos, degustan el hornazo y disfrutan de la naturaleza.
Según los estudiosos, esta fiesta atravesó por mejores y peores momentos, pero nunca desapareció.
El hornazo es la comida que se lleva al campo para merendar, es una especie de empanada rellena de carne de cerdo (chorizo, jamón,lomo), significa el fin de la cuaresma y de la prohibición de la carne durante esa época.
El hornazo, tradicionalmente, se hacía en las casas, donde las mujeres compraban la masa y la rellenaban de chorizo, salchichón, jamón y lomo casero, curados en las despensas de cada casa (después de haber hecho la típica matanza).
Aún existen algunos puntos de la provincia de Salamanca donde se reúnen las mujeres para hacerlos a mano y luego llevarlos al horno del pueblo para que se cuezan.


El hornazo lo he comido estos días en Salamanca, está buenísimo y aunque es típico de estas fechas se puede encontrar en panaderías y pastelerías el resto del año.
En la cocina tengo otro esperando a ser abierto.. mmmmm, ¿lo habéis probado?

10 comentarios:

✿ Belle ✿

tiene muy buena pinta, parece una empanadilla de atún jejeje :)

YaS

Qué pinta tiene Duna!!!! Y vaya historia, es increíble...ahora a coger con ganas la semana.

Besootes enormes!

SOL

Que rico!!, tengo una amiga de Salamanca que cada vez que viene a casa me trae uno casero que lo hace su madre. Conocía la historia, pero escrita, así de bonita, no.
Un placer leerte Duna!
Muchos besoss
SOL

María

Sí lo he probado y varias veces, la familia paterna de mi mejor amiga es de Salamanca y mmmm, es deliciosooooooo tanto frío como caliente!!!!!, ay omá ajajaj, besotes, ya estoy de vuelta por aquí.

Ana

Pues yo no la conocía, y me encantó como la describiste. Espero que nunca se pierda la tradición, son nuetros recuerdos mas lejanos.
El padre putas, seguro que si buscaré encontraré cantidad de leyendas.

El hornazo, me dió hambre, tiene que estar bonísimo, cocido con los embutidos.Hummmm

Nuria

Qué buena pinta y a estas horas con el hambre que tengo...
Y muy interesante la historia que hay detrás de esa comida típica.
Por lo que comentas el hornazo salmantino parece similar a la empanada de zorza (carne de cerdo adobada)que se hace en algunos sitios de Galicia.
Un beso.

Cris Sevilla

No lo he probado nunca, pero suena riquísimo!! y la historia es preciosa, me ha encantado leerla, hay que ver lo que aprendo yo con ustedes! :)
Mil besos guapa!
Cris

Maeva

No, que va, no lo he probado, pero debe estar buenísimo, y me ha encantado la historia, sobre todo el padre Putas, jajajaja.

un beso Duna!

Rose

Jo, qué bueno, qué rico, hummmmmmmm!, lástima de estar a dieta, aunque un trocito me lo tomaría, ja,aja,aa,a, y la historia me encanta. Es bonito lo de cuidar y mantener determinadas tradiciones; y aprenderlas a través de todas vosotras.

Duna

Belle: Sí, por fuera parece una empanadilla de atún, pero por dentro está bien rica: chorizo, lomo, jamón...

Yas: Tiene buena pinta verdad?? el sabor es delicioso, a mí me chifla!!

Sol: Yo conocía el hornazo desde que era pequeña pues mi padre tb es de Salamanca y cuando iba al pueblo en verano siempre lo comíamos, pero la historia (lo de las prostitutas) la conocí este año por lo q me decidí a compartirla por aquí.

María: Bienvenida de nuevo, yo lo tomo temperatura ambiente (ni frío de la nevera ni calentado), y la verdad que está riquísimo, si lo has probado ya lo sabrás ;)

Ana: Yo tb espero que no se pierda esta tradición porque son estas cosas q perduran las q unen a mucha gente :)

Nuria: No conozco ni he probado la empanada de zorza pero seguro q tb está riquísima :)

Cris Sevilla: Me alegro q t haya gustado la historia, a mí me encantó conocerla también, no sabía q detrás d esta típica comida había algo así...

Maeva: Jajajajaja a mí tb m hizo gracia lo del "Padre Putas" pq suena como a cura pero con lo otro añadido jejejeje

Rose: Sí, el mantener ciertas tradiciones está muy bien, q no se pierdan nos recuerda a nuestros antepasados y cómo celebraban ellos este día.