lunes, 5 de julio de 2010

Personas negativas


Exactamente es lo que pienso: que mucha gente se queja por tonterías y que son personas negativas por naturaleza, es decir que incluso de algo bueno ven sólo cosas malas y preocupaciones constantes (que digo yo que qué harían si les tocara algo malo? si de lo bueno hacen un drama, de lo malo se entierran en vida)
Sí, ya sé lo que me vais a decir, que todos tenemos cosas que nos preocupan y tenemos derecho de quejarnos de ellas tanto como nos venga en gana y lo que para unos es una tontería para otros no lo es tanto. Es verdad. Hasta aquí todo correcto.

Cada uno que se queje de lo que le dé la real gana porque a lo mejor su problemón a mi me parecerá una chorrada y para él sea el fin del mundo o viceversa.
Tienen derecho a quejarse, pero a veces, según con quien se habla hay que medir las palabras.

El ejemplo más claro que se me viene a la mente para ilustrar el hecho al que me refiero es el de dos amigos que se encuentran por la calle, uno tetrapléjico en silla de ruedas y el otro andando por su propio pie; cuando se encuentran el que está de pie le dice al minusválido que entiende lo mal que lo está pasando pero "y lo que le duelen a él las piernas" y le añade "oye, que todos tenemos problemas". Que digo yo que el de la silla de ruedas se estará todavía acordando de toda la familia del que le dolían las piernas porque él NO LAS PUEDE SENTIR y ya le gustaría que le dolieran tanto o más que al otro.

El otro día me encontré en la sala de espera del neurólogo una chica encantadora de unos 40 años con la que empecé a hablar (os hablaré otro día más de ella), salió este tema: la rabia que nos dá a la gente que hemos pasado por varias enfermedades graves y por suerte hemos podido superar las continuas quejas de otros por estupideces, porque una cosa es quejarse con fundamento y otra quejarse de vicio para que te estén constantemente adulando o compadeciendo, que hay gente que también le va esto último (cosa que no entenderé nunca).
Hay gente que se queja porque no tiene/consigue algo (amor, trabajo, embarazo...), pero es que cuando lo consiguen siguen quejándose y cuando eso acaba encuentran otro motivo para siempre quejarse de lo mal que lo pasan.
No me gusta la gente que intenta vender lástima y que hay que acompañar en el duelo cuando no existe tal duelo.
Nunca me gustó que se compadecieran de mí cuando tuve cáncer ni cuando estuve paralizada (algunos lo hicieron), no me gustaba dar lástima ni pena (aunque algunos me lo hacían ver con las cosas que me decían) pero yo siempre intentaba estar positiva, que de eso se trata.
No me gusta la gente negativa pero entiendo que en ciertas situaciones, como es lógico, uno se encuentre mal y sólo vea cosas negativas.
Pero lo que no soporto es la gente que de algo bueno hacen algo malo, eso me desespera...
Creo que lo bueno es bueno y lo malo algo bueno tendrá, o por lo menos he aprendido a pensar así , por lo tanto no quiero que nadie que está "pasandolas felices" me venga a decir lo mal que lo pasa porque el niño no le come, porque el niño no le duerme, porque el embarazo es malo, porque el trabajo es duro...

¿Por qué no te alegras de poder tener un hijo si lo has deseado tanto tiempo?
¿Por qué no te alegras de poder haberte quedado embarazada?
¿Por qué no te alegras de tener ese trabajo que tanto deseabas?
¿Por qué de estas cosas positivas como es tener un hijo o un trabajo haces un mundo?
¿Por qué tú no, y yo (pasandolo REALMENTE mal viendo de cerca las orejas al lobo) si debo estar feliz con todo lo que he pasado?
¿Por qué me hacen ver lo bello de la vida cuando lo paso mal pero cuando les toca a ellos no lo ven? ¿Por qué no se lo aplican en sus situaciones en vez de quejarse?

Es triste estar pasandolo mal, con incertidumbre, sin saber qué tienes y tener que estar alegrando a los demás sin que se den ni minimamente cuenta de la situación que estás viviendo o de lo mal que lo estás pasando.
Entiendo que las cosas te tienen que pasar en primera persona para saber realmente lo mal o lo bien que se pasa, y que hasta que no te ves en esa situación no sabes cómo reaccionarías, pero esa gente debería también pararse a pensar en lo que supone superar un cáncer con todo lo que eso conlleva y en una segunda enfermedad tan incapacitante y pensar quizás que lo suyo no es tan grave y que siempre hay cosas peores que te pueden tocar y por suerte no te han tocado, habría que celebrar eso en vez de quejarse siempre.

Lo siento, es un tema que me desespera, y no se trata de comparar sino de saber que las cosas siempre pueden ir peor o tocarte "algo" que no esperabas a lo que quizás puedas superar o no.

Y para finalizar os dejo esta frase porque a veces una se cansa de oír lo mal que lo pasa la gente, y no es que me las dé de nada pero sé "un poquito" lo que es pasarlo mal de verdad.

"Personalmente siempre estoy dispuesto a aprender, aunque no siempre me gusta que me den lecciones"


Aprendamos a valorar lo que tenemos, porque quizás eso que tú tienes, otros lo anhelan...

14 comentarios:

Aikoneko

Me ha encantado este post, la verdad es que llevaba unos días pensando en redactar algo parecido a lo que has escrito.

Yo me considero una persona positiva y optimista. El mundo es maravilloso y somos nosotros los que nos empeñamos en hacerlo parecer un desastre. Como se suele decir, la belleza está en el ojo de quien mira, y es así con todo. Si te empeñas en que todo es un asco, al final acabará siendolo.

Me encanta tu blog y lo que escribes, eres una persona muy equilibrada y serena, valiente y sin miedo a pelear. Ojala hubiera más personas como tú.

Nuria

Tienes toda la razón del mundo y es cierto que muchas veces nos quejamos de tonterías y aunque todo el mundo tiene derecho a quejarse, como tú dices, habrá que saber con quién estás hablando, cuáles son sus circunstancias. Quejarse del exceso de trabajo a alguien que no lo tiene y lo está buscando, por ejemplo, no es precisamente lo más adecuado.
De todas formas, todos nos equivocamos en alguna ocasión, todos hemos metido la pata sin ser conscientes del daño que estábamos haciendo.
Tú has pasado por cosas muy duras, siendo muy joven (aún lo eres) y entiendo que no te guste dar lástima ni pena. Creo que, aunque tendrás tus momentos de bajón como todo el mundo, lo llevas muy bien, pero por desgracia, la gente que es negativa, que no es optimista por naturaleza, no debe de poder evitar ser así, hacer siempre un comentario negativo, quedarse siempre con lo negativo y no con lo positivo que tiene siempre cualquier situación.
Yo estoy aprendiendo a ser optimista, durante algún tiempo me rodeó mucha negatividad, pero siempre tuve presente que había situaciones mucho peores que la mía.
Buff vaya rollo que te solté.
Un beso.

Naoko

Hola guapa! muchas gracias por pasarte por mi blog, así he encontrado el tuyo y me ha gustado mucho este post. Estoy totalmente de acuerdo contigo, pues muchas veces nos quejamos de vicio, por auténticas tonterías. Este año, mi profesora de inglés siempre nos echaba la bronca y nos decía que no nos quejáramos por lo duro que era estudiar inglés y nos decía "duro es el cáncer, estudiar no". Yo soy una persona bastante optimista por naturaleza y, aún así, a veces me vengo abajo. Pero cuando estoy triste siempre intento pensar, "a ver, qué me pasa, qué motivo tengo yo para perder el tiempo estando así cuando lo tengo todo". Está claro que a veces deseamos algo, nos frustramos porque no lo conseguimos pero en fin, la vida son cuatro días y no estamos para desperdiciarlos con preocupaciones absurdas, seamos lo más felices que podamos, pues eso es lo que nos llevaremos. Un besazo y gracias por compartir tu pensamiento con nosotros.

Miranfú

¡Hola Duna!

Primero que nada, ¡felicidades por esos tres años que llevas de casada! Me acabo de poner al día con tu blog, bueno no del todo, pero sí con los últimos posts y he visto que habeis salido a celebrar vuestro aniversario y que os habeis regalado cosas muy chulas (me encanta el bolígrafo aunque normalmente Swarosky no me suele entusiasmar...)

Con respecto a tu post de hoy, no te falta razón. Yo, a mi pesar, en los últimos tiempos he estado bastante negativa con respecto a mi vida, y eso que salvo la falta de trabajo y perspectivas laborales, no tengo graves problemas; pero hay veces que en días malos no se puede evitar hacer según qué comentarios. Por supuesto, hay que tener en cuenta a quién hacérselos y desde luego yo intengo no dejarme llevar por mi negatividad y cuando la veo asomar por la puerta intento cambiar el chip, aunque no siempre se puede. Y por supuesto, uno no sabe apreciar la suerte que tiene hasta que no le pasa algo realmente malo a sí mismo o a su alrededor.

Un besito!

mariposa

Sobra decir que llevas toda la razón, ni una sola cosa has dicho que no sea cierto, porque cada caso que has descrito (l@s que se quejan por cosas sin importancia, o l@s que lo hacen sin razón, sólo para que le adulen)existe y más de lo que creemos..Somos egocéntricos y cada vez más...Nos preocupamos por verdaderas estupideces,sin valorar lo que tenemos hoy, porque mañana no sabemos: estar vivos...y esto a much@s les hace falta recordarlo, al menos 1 vez a la semana, yo por ahora, lo recuerdo cada vez que un pensamiento negativo me viene a la mente...un besito

YaS

Hay tantísimas historias como esas, pero creo que esto va en función del cristal con el que se mire.
Tú después de vivir un cáncer pensarás que mi dolor de cabeza es una gilipollez.

Sin embargo, yo, que vivo con una obesidad mórbida (enfermedad crónica) desde años, me parece una gilipollez tremenda, que una persona se queje por tener 3 kilos de más, entiendes??

Es sólo un ejemplo, y así con todo. Va en función de lo que hayas vivido, y por lo que hayas pasado.

Cuando voy a ver a alguien al hospital y se queja porque lleva 3 dias, me hace gracia, porque yo estuve en el hospital 21 días!!! Te das cuenta...

Me pareció super interesante el post.

Besoooooooooooos

Duna

Aikoneko: Muchas gracias por tus bonitas palabras; tienes razón en lo que dices, con todo lo bonito que nos ofrece la vida y nos empeñamos a veces en sólo ver las cosas malas; por suerte para mí, desde que pasé el cáncer y la parálisis cada vez veo más las cosas que merecen la pena y destierro todo el resto, aunque a veces es triste pensar que tienes que pasar por cosas así para darte cuenta, pero de todo se aprende, para mí el cáncer me ha abierto los ojos y me ha hecho aprender muchas cosas, he tenido muchos grandes descubrimientos, como diría Albert Espinosa, y lo bueno es que ahora puedo aplicarlos a mi día a día. Besos guapa.

Nuria: Me gusta tu forma de ver las cosas aún con todo lo reciente que te ha pasado, eres positiva y lo transmites, y como bien dices siempre hay situaciones peores a la de uno mismo, hay que quedarse con lo positivo y si no se vé en el momento saber que tarde o temprano llegará, ya que todo pasa por algo. Besos

Naoko: Tu profesora de inglés tenía mucha razón: el cáncer es duro,muy duro, y saber si se va a superar o no es toda una incertudimbre, no sabes lo mal que se puede llegar a pasar, porque nunca sabes que va a pasar mañana. Desgraciadamente y aunque muchas personas salimos todavia hay otras tantas que se quedan por el camino y hay que pasarlo para poder entenderlo, aunque muchos no lo entienden y como te ven fuerte piensan que con eso está todo hecho. Gracias por pasarte

Miranfú: Exacto, son las cosas graves las que nos hacen darnos cuenta de la suerte que tenemos y de lo fuertes que podemos llegar a ser cuando otros con cosas menores se vienen abajo. A mí me ha hecho el cáncer fuerte y la parálisis tan incapacitante que sufrí todavía más, mucho más fuerte de lo que ya era. Besotes y ánimo.

Mariposa: Desgraciadamente muchas personas no saben valorar TODO lo que tienen, y deberían.
Pasar por este tipo de enfermedades te hace replantearte muchas cosas, quizás desde fuera no se vea pero se pasa tan mal que quieras o no te cambia la forma de ver la vida, a mí me ha ayudado mucho, me ha servido de lección, me ha enseñado a aprender a ser mejor persona y eso intento. A veces una cura de humildad es necesaria en la vida. Besos

Yas: Me alegro de verte por aquí de nuevo, q tal va todo?
Claro que entiendo que si pasas por una obesidad mórbida t de rabia de las que se quejen porque tienen 3 kilos de más. Desgraciadamente para mí yo no puedo permitirme engordar más de la cuenta y por eso debo vigilar mi dieta ya que mi cáncer está bastante relacionado con el tema grasa y no quiero que me vuelva a "tocar", así que el tema peso si es por salud es lo que toca.
Besotes :)

Ainara

Hola! me ha gustado mucho leer este blog, solo decirte que llevas toda la razón del mundo. besos

Duna

Ainara: Como todo en la vida, no hay verdades absolutas, yo en mi blog sólo expongo mi punto de vista.
Me alegro que lo compartas.
Gracias por pasarte y comentar. Un beso

Maeva

¿Qué te pasó Duna?¿Te encontraste con algún/a gracios@?
Es que se te nota muy enfadada....

Yo, por supuesto, como las demás, comparto todo lo que dices.

Como sabes, yo en mi vida he tenido algunas cosas complicadillas, pero de momento, problemas de salud no, (De momento).

Claro que no se puede comparar mi situación con la tuya, son cosas distintas, pero he visto gente deprimida de verdad y medicalizada por cosas que a mi me parecen una chorrada.

Como dices, hay que vivirlo para entederlo, pero falta mucha empatía, aunque yo diría que es más egoísmo, que a muchos les (o nos) gusta pensar primero en nosotros que en los demás, cuando por lo menos deberíamos de valorar lo que tenemos, porque tod@s conocemos a alguien que por desgracia está peor que nosotr@s.

Yo tb me quejo, pero cada vez menos.

He estado mucho tiempo sin trabajo, muchísimo, no he tenido prácticamente, pero doy gracias a Dios, a la vida, o a quien sea de que tengo una casa que es mia, que tengo una cama, con mantas para dormir caliente en invierno, que tengo agua corriente, luz y que, por muy mal que esté, tengo quien me de un plato de comida, y eso es algo que por desgracia a mucha gente le falta, y en estos momentos más.

Bueno, chiquito rollo, jeje.

Tu intenta pasar de la gente, que siempre vendrá alguien que aunque sepa de tu situación venga a quejarte, hasta que le des un parón y se le acabe la tontería.

un beso Duna!!!

Rose

Ay, Duna, qué verdad mas grande, verdad, verdadera tu entrada de hoy. Esta tarde he escrito, pero justo hubo un corte de luz y le estaba dando a publicar, así que creo que no te ha llegado mi anterior comentario. Bueno, voy a intentar plasmar mi idea de antes.
La verdad es que esta gente que está todo el día quejándose, lamentándose, suele ser, según decía mi madre la que menos motivos tiene, es ya como algo automático, quejarse porque sí. Hay que tener un poco de empatía, de saber estar y no quejarse de según que cosas con según qué personas. Cuando veo a mi alrededor, veo que hay gente que de verdad pasa por situaciones duras y ni te enteras, y otras están todo el día quejándose por nimiedades. Que es cierto que todos tenemos derecho a quejarnos, pero creo que todos llegados a una edad sabemos lo que es o no importante; y sabemos que hay cosas que son simples contratiempos y me parece bien quejarse, pero sabiendo la verdadera trascendencia que tiene. Mi madre que era puro optimismo, pasó parte de su juventud cuidando de su madre, durante 4 años de su vida, desde los 16 a los 20 años, cuando no estaba estudiando mi madre se pasaba las horas en el hospital cuidando de mi abuela, era lo que tenía ser la única chica en esos años, y no era que no se pudiera pagar a una persona que sí se podía, pero las costumbres de aquella época eran las que eran y sobre las hijas recaían todos los sacrificios. Mi madre no tuvo durante esos años una juventud como el resto de sus primas y amigas, no hubo bailes, fiestas, ni vacaciones, tardes y fines de semana, vacaciones en el hospital, con mi abuela y mi abuelo a su lado. Ella jamás habló de esos años con pena, ni tristeza, ni rencor, jamás, al contrario disfrutaba haciendo planes con su madre, planes que sabía que no iban a cumplirse nunca, pero disfrutó de su compañía, de ilusiones, sueños, ideas, y pasó 4 años de su vida, de su juventud así, y siempre, siempre buscó el lado positivo. Como Duna, como todos los que hemos pasado por alguna situación dura, hay que saber ver lo que es un simple inconveniente, un contratiempo que tenemos a diario de ellos, a lo que es un verdadero problema. Por eso huyo de los agoreros, los que a la mayor alegría le ven un problema, hay que saber ver lo que es importante y lo que no, y lo que es verdaderamente un problema, a un simple contratiempo vital. Un beso Duna y te comprendo tan bien, y me alegra leer tu reflexión. Un besazo.

Duna

Maeva: Pues en esas estoy a ver si unos cuantos se dan cuenta de que hay cosas peores en la vida que realmente si tienen motivo de queja, y eso que yo no ando todo el dia quejandome de mi desgracia y mi mala suerte, sino q lo afronto e intento superarme cada dia sino apaga y vamonos. Gracias por tus palabras!!

Rose:No me llegó tu anterior comentario pero vaya faena que se fuera la luz cuando ya lo habías escrito no?
Te agradezco que tomaras más de tu tiempo para volver a escribirme :)
Tienes razón en lo q dices de que hay pequeños contratiempos o cosas q no esperabamos (eso nos pasa a todos) y verdaderos problemas que otros no saben ver.
Quizás yo sea tan fuerte por todo lo que me ha pasado y como lo intento llevar bien puede q no lo vean como un problema, pero sí lo es y lo mínimo que esperaba de algunos no lo he conseguido.
Más bien todo lo contrario, sólo oigo quejas y lamentos de sus "ajetreadas vidas".
Besotes y gracias por escribir.

Tani

Pues tienes mucha razón amiga. A veces nos quejamos o lamentamos de cosas simples porque por naturaleza los humanos somos ambiciosos y queremos más y mejores cosas. Sin embargo, a veces se nos olvida que hay gente que realmente tiene condiciones de vida duras, cosas irremediables que los afligen y bueno, nosotros (la mayoría) somos bastante afortunados.

Las semanas anteriores he estado muy negativa, algo deprimida, pero es un poco de lo que señalas, tonterías que no valen la pena. Así estuve hasta ayer cuando me puse a pensar que no debía preocuparme por que en dos meses seré desempleada pues por fortuna tengo capacidad para conseguir algo, contactos, en fin, soy injusta al sentirme infeliz por cosas que no han pasado y que sin duda tienen solución.

Un beso amiga

Duna

Exacto Tani, yo me considero afortunada por haber superado con éxito y hasta ahora (tocaré madera) dos enfermedades graves como son el cáncer y la parálisis de estas pasadas navidades, pero no soporto que se me vengan quejando por estupideces y que me digan lo mal que lo pasan por esas estupideces.
Hay q ahorrarse el pasarlo mal para cuando de verdad hace falta y se le ven las orejas al lobo.
Besos cielo y disfruta del concierto a la noche :)