jueves, 11 de septiembre de 2014

Día 5: Catedral de San Esteban- Iglesia S. Pedro - Judenplatz- Reloj Anker- Parlamento


Nuestro día comenzó visitando la Catedral de Viena (Catedral de San Esteban o Stephansdom).

Mirando al cielo

Interior

Luego fuimos a visitar la iglesia de San Pedro, o Peterskirche, un edificio impresionante de estilo barroco con una larga historia. Está considerada la segunda iglesia más importante de Viena después de la iglesia Karlskirche. Se encuentra situada en el centro de la ciudad, cerca de la zona comercial Graben.

Monumento al Holocausto

Recuerdo

Placa Judenplatz

Diferentes campos de exteminio

Fuimos a la Judenplatz donde pudimos ver el memorial del Holocausto también conocido como la Biblioteca sin nombre, es un monumento "en conmemoración de más de 65000 judíos de Austria, que fueron asesinados por los nazis entre 1938 y 1945" como dice un texto grabado en la base del monumento.
Sobre un zócalo de hormigón están escritos los nombres de los 41 lugares en los que los judíos austriacos murieron durante el régimen nazi.

Break al mediodía
Nos tomamos unos capuccinos en la Hoher Markt, la plaza más antigua de la ciudad y vimos en esta plaza el Reloj Anker el cual, en el trascurso de 12 horas, doce personajes históricos o parejas de figuras se mueven a través de él.
Cada mediodía, las doce figuras desfilan todas juntas mientras suena música clásica vienesa. Lo pudimos ver puesto que estabamos allí a las 12.

Reloj Anker
Parlamento
Comimos en un restaurante cercano a la Hoher Markt, un gulash y carne con setas junto a una sopa.
Callejeamos y compramos algún recuerdo (os enseñaré la taza para brochas).

Volvimos al apartamento a descansar y por la tarde paseamos por Ringstrasse admirando todos sus monumentos y volviendo al Parlamento.
Para terminar el día compramos en OBB, billetes de tren y ferry puesto que al día siguiente tocaba visita a Melk y Krems, en crucero por el Danubio :)

Otra vista del Parlamento #love

Esperando al metro

Lo mejor del día: Acercarme a la Judenplatz, apasionada de la Segunda Guerra Mundial.

Lo peor del día: No nos da tiempo a visitar la Cripta de los Capuchinos puesto que como casi todo cierra a las 18h, lo dejamos pendiente para otro día.