domingo, 30 de enero de 2011

Entrámpate tío, por Pérez Reverte


Os dejo un artículo que Perez Reverte publicó hace años en XLSemanal, pero que a día de hoy nos sirve de igual manera:

"Acabo de toparme en el correo con una publicidad bancaria que me ha puesto de una mala leche espantosa. Muchos de ustedes la conocerán, supongo. Se trata de un folleto destinado a los usuarios de una de esas tarjetas de crédito jóvenes, o como se llamen, Bluecard, o Greentarjeta, o Yellowsubmarine, que ahí no me he fijado mucho. Pero la tarjeta es lo de menos. De lo que se trata es de que el banco en cuestión, que para la cosa de recaudar viruta tiene tan poca vergüenza como el resto de los bancos y bancas que en el mundo han sido, plantea a sus jóvenes clientes una oferta de crédito tan descaradamente abyecta que, si no fuera porque el tal Solitario de los huevos no es más que un miserable sin escrúpulos y un payaso, casi aplaudiría uno que siguiera reventando ventanillas a alguna de tales entidades. No sé si me explico.

«Domicilia tu nómina y vete de viaje», es el reclamo inicial que encabeza el folleto, junto a la foto de una parejita jovencísima y feliz. Nada que oponer a eso, naturalmente. Aunque no exista, desde mi punto de vista, relación directa entre el hecho de domiciliar la nómina y subirse acto seguido a un tren, barco o un avión, uno podría seguir el consejo sin grandes objeciones. El mosqueo viene líneas más abajo, cuando el folleto añade «Londres, Roma, Berlín, París... Llévate un bono de 300 euros para viajar a esa ciudad que siempre has soñado conocer». Y aquí, la verdad, el asunto se enturbia un poco. En estos tiempos de educación para la ciudadanía –permitan que me tronche– y teniendo en cuenta que los destinatarios del folleto son gente muy joven, resulta poco edificante que la primera sugerencia a quien domicilia su primera nómina, lejos de aconsejarle ahorrar para un futuro más o menos próximo, consista en cepillarse alegremente esta nómina y las siguientes, en viajes alentados por el cebo del bono de marras, aunque éste financie parte del periplo.

Pero ésa es sólo la introducción, o proemio. Lo bonito viene luego. «Hasta 30.000 euros –pone con letras gordas– para lo que tú quieras.» Y suena tentador, me digo al leerlo. Si yo fuera joven imberbe y domiciliara mi nómina en tan rumbosa entidad bancaria, tendría asegurado un creditillo que, bien mirado, no deja de ser una pasta. Tal como está el patio, 30.000 mortadelos dan para que una parejita tierna, necesitada y con sentido común –30.000 x 2 = 60.000– pueda organizarse un poco mejor en la línea de salida. Lo malo es que, algo más abajo, cae mi gozo en un pozo. Porque «lo que tú quieras», o sea, lo que un joven de hoy necesita con más urgencia, a juicio del departamento de créditos del banco en cuestión, es «¿Un coche nuevo, una moto, un ordernador, el viaje de tu vida?». Dicho de otra manera: lo bueno de domiciliar la nómina para un joven de veintipocos años, o para una pareja de esa edad que decida plantearse una vida en común, no reside en que así puede uno amueblar la casa, comprar un coche para el trabajo –el folleto habla de «coche nuevo», no de uno a secas– o adquirir lo necesario para encarar la perra vida. Niet. Lo verdaderamente bonito del invento es que, entregándole la nómina a un banco, puedes entramparte como un gilipollas para los próximos diez años de tu existencia, a fin de comprarte una moto o irte a beber piña colada las próximas navidades al Caribe, como Leonardo di Caprio. Guau. Pero no todo queda ahí, colega. Faltaría más. Porque encima, si domicilias tu nómina y te echas encima el pufo –el primero de muchos, qué ilusión– del crédito a diez años para el imprescindible coche nuevo, tu banco, que es generoso que te rilas, permite que además trinques nada menos que una Wii –«Con su revolucionario mando inalámbrico descubrirás una forma diferente de jugar», puntualiza el folleto– casi sin enterarte. Sólo al pequeño costo de otro pufillo adicional: un año pagando una cantidad mensual que ni siquiera llega a 20 euros, tío. Pagando sólo, fíjate, la ridícula cantidad de 19,50 euros al mes. El non plus. Y claro. A ver quién va a ser tan idiota como para no embarcarse en el chollo: vacaciones, coche nuevo, moto, ordenador, y encima poder matar zombis con la Wii casi gratis, o sea. ¿Hay quien dé más? Con eso y un bizcocho, la vida resuelta hasta mañana a las ocho. Por la cara.

Hace mucho tiempo que no llamaba hijo de puta a nadie en esta página. Se lo prometí a mi madre, a mi confesor y a una señora de Pamplona que me paró por la calle para darme la bronca. Pero hay días en que el impulso resulta más poderoso que las buenas intenciones.

Hijos de puta. Hijos de la grandísima puta."

18 comentarios:

ROSALÍA.

¡Un buen post wapísima! Me ha encantado cada palabra que has puesto y firmo todo lo dicho. Duna, yo tampoco escribo palabrotas pero esto lo merece. Y me has hecho reír.
Besitos para el domingo wapa.

Duna

Rosalía:Jejeje ójala fuese mío pero es de Pérez Reverte.
Yo me he limitado a compartirlo con todos porque me parece tan cierto.

Maeva

Creo que en su día lo lei. A mi también me ha llegado esa publicidad, pero es el tipo de cosas que no me creo jajaja.

Tal y como están las cosas ahora, poca oferta de esa hay ahora.

un beso Duna.

Mafalda

Gran artículo de Pérez Reverte, como (casi) siempre

Aliena

Bueno, es peor lo de la cláusula suelo en las hipotecas. Son unos ladrones!!!

Estefania Lovelifefashion

Hombre, publicidad engañosa la hay en todos lados( máscaras de pestañas que prometen efecto pestañas postizas, con foto de Eva Longoria con pestañazas POSTIZAS). La cuestión es que cuando tienes una edad (más de 16 años) deberías ser lo suficientemente maduro como para no creer en los Reyes Magos. Hay H.P. que se aprovechan de la inmadurez de muchos, pero también,coño, hay que tener dos dedos de frente jajajaja.
De todos modos, me hace mucha gracia como argumenta este hombre las cosas. Es genial ;)
Lo que a mí sí que me dá una pena increible, es la gente que compra un piso con toda su ilusión y son estafados, ahí por mucha cabeza que le pongas al asunto no te salva nadie :(
Cuanto cabrón sin escrúpulos hay por el mundo. Muy buen post guapa. Un besín!!!

Celia

BUENÍSIMO! jajajajajaja, cuanta razón y como saben engañarnos...

Nuria

Pues sí, el artículo será de hace algún tiempo pero se puede aplicar perfectamente a nuestros días.
Yo estoy cansada de que me llamen cada 6 meses de mi banco para decirme que me "dan" no sé cuántos miles de euros para irme de vacaciones y cuando digo que no, poco menos que me llaman idiota a la cara por dejar pasar una oportunidad como la que me están ofreciendo.
En fin, un mundo de locos.
Besos y felliz tarde de domingo

Rose

Duna, no puedo estar mas de acuerdo con el escrito de Pérez R. Gracias por compartirlo, porque éste no lo había leído. Muchos besos.

M Luz

No puedo con Pérez-Reverte. No me gustan ni sus libros ni sus artículos plagados de insultos y tacos gratuitos. Además de que (lo siento) me cae fatal.

A este artículo no le veo sentido, lo mismo que ofrece esa "tarjeta joven" te la ofrece la Visa Oro o la del Carrefour sin ir más lejos (por ponerte un ejemplo) Este tio no ha descubierto nada nuevo. Todo eso que ofrecen los bancos son para los que pican.Luego queda que tengas dos dedos de frente. Es más, mucha culpa de la crisis ha venido por esto y las deudas no las adquirieron solo jovencitos, sino adultos hechos y derechos que se metían en unos pufos sin sentido para irse de vacaciones, o en unas hipotecas desorbitadas cuando las nóminas apenas llegaban a 1000 euros.
El banco se lo concedió todo. Es su negocio.
Se ha quedado bien ancho el menda.
Lo siento Duna pero es que NO PUEDO CON ÉL!!!!
jajajaja (perdona por la discrepancia)

Rebeca

uffffffffff! nada que no sepamos, nada que no sea verdad, y sin embargo, quien no será el incauto que vaya con su mejor sonrisa a pedir un crédito y que le solucionen la vida, una cantidad desmesurada por una pequeña limosna de 300 euros ¡arrggg, la vida es tan injusta y el mundo se me pone tan patas arribas que la final me instalo en la comodidad de la ignorancia!

MARTINA.

Hayyyyy...Duna, que nos quieren tener enredados...no hay que caer...me chifla Reverte.
Saluditos

Aikoneko

A mi se me ponen los pelos de punta con las "ofertas" de los créditos instantáneos...
¡Gracias por compartirlo Duna!

PequeñoLins

Como me encanta este hombre, en sus artículos llamando las cosas por su nombre.....
de hecho mi blog, se llama así gracias a él....
besos

JL

Me encanta la forma de ciscarse en todo de Pérez Reverte, que además es murciano como yo. En este caso tiene mas razón que un santo. Los bancos no miran por nuestra felicidad regalándonos viajes y dinero, lo que persiguen es atraparnos para siempre atándonos a los prestamos e hipotecas.

Bueno, a veces hp hay que decirlo mas...
http://www.youtube.com/watch?v=TFtt3Tgw8VY

Un abrazo, me apunto a tus seguidores

Duna

Maeva: A casi todos nos ha llegado publicidad de esa en la que te dan "el oro y el moro" y todo es tan fácil y tan de color de rosa. Yo ni siquiera la miro. Un besote

Mafalda: Sí, a mí me gustan mucho los artículos de este hombre, salvo alguna excepción creo que dice verdades como puños. Besos

Aliena: Pues sí, en algunos bancos/cajas tienen el famoso "suelo" para las hipotecas, lo que no sé si lo comentan al firmar la misma. Un beso

EStefanía: Claro que hay que tener dos dedos de frente y saber que firma uno, la letra pequeña, saber si quieres otro crédito más o tienes suficiente con la hipoteca... pero a los bancos ya les vale vendiendote la moto como si te hicieran un favor. "Te damos 30.000 €", así como si te los regalaran. "Y además una Wii, lo vas a dejar escapar?"
Yo paso de estos folletos pero más de uno se irá de viaje a pesar de que luego tenga q pagar las cuotas de marras milagrosamente.

Celia: Creo que ya todos conocemos esta publicidad y creo que ya muy pocos se dejan engañar, aunque imagino que haberlos haylos jeje.

Nuria: Sí, a eso me refiero, que aunque ya sabemos como van estas cosas parece que te hagan un favor y que eres tonto si no "coges" ese estupendo "regalo". Porque claro los bancos/cajas miran por el cliente jejeje (como dice Perez Reverte: permitanme que me tronche)

Rose: Me gustó mucho cuando lo leí y aunque es de hace tiempo se puede aplicar perfectamente a nuestros días. Besos

Duna

M luz: El texto no expone que el banco esté ofreciendo una tarjeta jóven como pueda ofrecerla Carrefour sino que ofrecen créditos con publicidad de ensueño, que piques o no es otro cantar y ahí estamos de acuerdo.
Precisamente creo que él se mete con eso que comentas que ha llevado a mucha gente a la ruina, el picar con un crédito y ahora no poder hacer frente.
Claro que el banco es un negocio que ofrece y tú decides, pero todos sabemos lo que mira el banco por nosotros sus clientes, es decir NADA. Ya podían quedarse con sus publicidades fantásticas de ensueño que a mí me parecen un engañabobos, lo que él nos cuenta, como la vida misma.
Claro que no descubre nada, cuenta una realidad que muchos pensamos.
Como todo respeto que no te guste, para gustos los colores y los autores ;)

Rebeca: A veces es mejor vivir en la ignorancia verdad?

Martina: A mí también me encanta Reverte, con todo lo que dice y nunca le censuran. También te diré que lo prefiero como columnista a como novelista. Besos

Aikoneko: A mí se me ponen los pelos de punta cuando ves que tipo de interés te quieren cobrar por ese fantástico "regalo" que te dan así de fácil.

Pequeño Lins: Sí, algo leí en tu blog sobre su título y la relación con este autor.
Es mi preferido en columnas. Besos

JL: Pues sí, toda la razón, intentar atarnos para siempre y hasta la tumba a esos créditos, hipotecas, seguros de vida, de hogar, tarjetas.. a todo lo que puedan y más.
Gracias por hacerte seguidor y miro ahora ese vídeo. Un saludo

Yo Yoa

Toma ya!! Y lo peor de todo es que tienes razón en todo.