sábado, 3 de septiembre de 2011

Día 6: Montmartre












Este día lo dedicamos exclusivamente a este barrio que tanto me gusta, ubicado en el distrito 18.
Vimos el Sacre-Coeur, el Moulin de la Galette, paseamos por la Villa Leandre y la Avenue Junot, admiramos a los pintores de la Place du Tertre, paseamos por la Rue Lepic y Rue Abesses (donde pude comprobar que han cerrado una tienda que el año pasado me enamoró, se llamaba Trait y estaba en el 52 de rue des Abesses).
Vimos el Café des deux moulins y la Maison Rose.
Muchos de estos sitios los habíamos visto el año pasado y me encantó recordarlos, otros eran nuevos para nosotros.
Compramos macarons y los degustamos tranquilamente, hay de todo tipo de sabores!
Fue un día muy tranquilo, de pasear por sus calles y disfrutar de este barrio tan pintoresco.
Como anécdota, estando sentados en un banco en la Avenue Junot vimos un señor en moto con una carga considerable en la misma, al que se le cayeron 6 bricks de leche dejando toda la avenida cubierta con un manto líquido blanco (jeje pobre), el hombre se dió cuenta y paró a recoger los bricks que pudo salvar.
Para finalizar el día me comí un croque-monsieur, que para los que no sepan lo que es, se trata de un sandwich de jamón york y queso con queso gratinado por encima.

Momento del día: Ver como la gente por cientos se agolpaban entre el Sacre Coeur y la Place du Tertre, mientras las calles con verdadero encanto estaban vacías, perfecto para nosotros.

4 comentarios:

alcorze

Lo más bonito de visitar un sitio es callejear por esas calles intermedias alejadas del gran público.

Nuria

Un día perfecto, poder pasear tranquilamente por calles vacías y degustar tranquilamente macarrons en una terraza es un lujo.
Un besito y feliz fin de semana

Virginia

Acabo de actualizarme con tu crónica y me está encantando, un viaje muy bien aprovechado. He tomado nota de muchas cosas. Solo estuve una vez en París y fue por un día, así que apenas vimos los "imprescindibles". Me apunto, por ejemplo, el cementerio Pére Lachaise para la próxima. Aunque pueda parecer un poco tétrico, como bien dices, me gustaría visitar la tumba de Edith Piaf. Muy interesante.
Un abrazo.

Maeva

Creo que me quedo con la última foto jajaja.
De tus crónicas y fotos, creo que es el barrio que más me ha gustado.
¿Qué es el molino que se ve?

besos!